lunes, 1 de agosto de 2016

Escritura versus teclado

Foto: Kreadis
Con el avance tecnológico, la necesidad de escribir y el antiguo énfasis en la enseñanza y práctica de la escritura han venido flexibilizándose hasta un punto en donde muchos niños y adolescentes la consideran innecesaria y cada vez son más las alternativas tecnológicas que la reemplazan (teclados tradicionales, teclados táctiles, manejo por audio…). Con todo ello, muchos se encuentran actualmente ante el dilema de qué decirles a sus hijos con respecto a si es mejor escribir a mano o con el teclado, o si darle mayor o menor peso a la escritura en el día a día de sus hijos.
Las reacciones suelen estar muy polarizadas, dividiéndose entre aquellos que lamentan que los tiempos cambien y los que celebran el “adaptarse o morir”.
Muchos de los que tienen sus miradas puestas de lleno en las “herramientas del futuro” se preguntan por qué en un mundo dominado por los teclados y las nuevas tecnologías necesitarían nuestros niños aprender la anticuada escritura a mano. Por su parte, los que defienden el mantener ciertas tradiciones, parecen preservar el uso de la escritura manual como una forma de reivindicación romántica.
El desarrollo de las nuevas tecnologías y su impacto en las rutinas de aprendizaje convierte a la escritura en un conocimiento que parece pudiera ser sustituido por los teclados (teniendo presente que al mencionar solo los teclados, también corremos el riesgo de quedarnos algo desfasados dada la velocidad de los avances tecnológicos actuales, tales como las innovaciones en cuanto a realidad virtual y manejo sensorial no táctil).
Sin embargo, siendo fieles a nuestra línea de trabajo que contempla la mirada compleja, sistémica e integradora, alejándonos de reduccionismos limitantes, nos sumamos a las reflexiones actuales sobre este tópico, dado el interés que suscita en muchos padres y familias que nos trasmiten este tipo de dilemas.
Intentaremos así, ser “abogados del diablo” y sondear tanto en los argumentos que refutan o que apoyan cada uno de los aspectos planteados sobre el tema, con el fin de generar reflexiones y proporcionar información útil para facilitar que cada quien adopte la postura que mejor encaje a sus circunstancias personales.
Foto: Michael Mabry
Llama la atención que, a pesar de esta revolución tecnológica, ha habido un considerable aumento en la venta de los cuadernillos italianos Moleskin. Esta empresa, ante su sorpresa, decidió realizar un estudio de mercado cuya conclusión fue que existía una correlación directa entre las ventas de sus pequeños cuadernos y la proximidad a una tienda Apple. Según palabras del Director Ejecutivo, A. Berni, "aún existe una necesidad de experiencia física y emocional, que los dispositivos digitales y la tecnología no siempre puede proporcionar”.
Veamos algunos datos que aportan luz en sobre este tema:
Pam A, Mueller y Daniel M. Oppenheimer, profesores del Departamento de Psicología de las universidades de Pinceton y Ucla respectivamente, llevaron a cabo un experimento con estudiantes de ambas universidades para comprobar si había algo en el papel o la escritura que explicara el motivo por el cual cuando se toman notas a mano en clase, el nivel de comprensión y retención es mayor que cuando se hace con el ordenador.
El resultado fue que los estudiantes que utilizaron papel obtuvieron resultados significativamente más altos en comparación a los que usaron ordenadores portátiles. Según Mueller, esto se debe a que los que tomaron notas con cuaderno se vieron obligados a sintetizar la información en lugar de limitarse a escribir, fenómeno conocido como “dificultad deseable" (pequeño obstáculo que se encuentra en tu camino que realmente puede mejorar la comprensión que tienes de un tema”).
La Universidad de Bloomington (EE.UU.) llevó a cabo una investigación con un grupo de niños que aún no sabía leer, pero sí identificar las letras por separado: a una parte del grupo se le enseñó a escribir letras de manera manual, mientras que a la otra, por medio de teclados digitales. Se utilizaron resonancias magnéticas con el fin de observar y evaluar la activación de las regiones cerebrales durante el aprendizaje de la escritura. El resultado del estudio concluyó que el cerebro humano responde de distinta manera cuando aprende con letras escritas a mano y cuando lo hace a través de un teclado, y que los niños que trabajaron con letras escritas a mano mostraron patrones de activación cerebral similares a los de las personas alfabetizadas, mientras que los que aprendieron mediante un teclado, no.
Resonancias de cerebros adultos en funcionamiento muestran una red característica del cerebro que se activa al leer e incluye áreas que se relacionan con procesos motores. Esto sugirió a los científicos que el proceso cognitivo de lectura podría estar conectado con el proceso motriz de la formación de letras.
En lo que respecta al tipo de escritura que más ventajas proporciona al desarrollo, un estudio de 2015 sugirió que, alrededor del 4º grado de primaria, las habilidades de la letra cursiva otorgaban ventajas frente a la letra de molde, tanto en la ortografía como en la redacción, quizá porque unir los trazos ayudaba a que los niños también unieran las letras para formar palabras.
Los estudios neurológicos y psicológicos de los procesos de aprendizaje aportan buenas razones para seguir defendiendo la escritura a mano. Durante los últimos años han puesto de manifiesto que el bolígrafo se lleva mejor con nuestro cerebro que el teclado. En ocasiones, se trata de una simple cuestión de lentitud, el procesamiento de las letras en el cerebro se realiza de forma más adecuada cuando estas se escribían a mano.
Dominar la escritura a mano, sin importar la belleza del trazo, es una manera de apropiarse del lenguaje escrito de forma profunda. Es una vía para conectar y apropiarse asimismo de aquellos símbolos que integran nuestra herencia cultural.
Karin James en su laboratorio - Foto: J.A. Mast
Karin James, profesora de ciencias psicológicas y del cerebro en la Universidad de Indiana, ha podido comprobar en sus investigaciones que "el hecho de aprender y relacionarnos con el mundo por medio de las manos tiene un efecto realmente significativo en nuestra cognición y señala el hecho de cómo la escritura a mano cambia las funciones cerebrales e incluso puede modificar el desarrollo del cerebro”.
La Dra, Beringer, profesora de psicología educativa de la Universidad de Washington, comenta: “Lo que estamos promoviendo es enseñar a que los niños sean escritores híbridos”. “Primero a mano para aprender a leer –se traduce en un reconocimiento más sencillo de las palabras– y después cursiva para ortografía y redacción. Más adelante, ya en la primaria, mecanografía”.
Los estudiantes que utilizan la tecnología en sus clases para acceder al contenido con un solo click, no necesitan organizar, sintetizar o resumir los temas con sus propias palabras. De hecho, este tipo de estudiantes, al no tomar casi notas pierden la oportunidad de generar trabajo mental que favorece el aprendizaje.
El procesamiento de la información al que obliga la escritura manual, que se realiza de forma más precipitada en la tipográfica, facilita la comprensión de lo que se escribe y la codificación en la memoria de la información recibida.
Las investigaciones con estudiantes universitarios concluyen que los que tomaban notas en ordenador obtenían peores resultados al responder preguntas conceptuales. Se ha comprobado también que la escritura manual es un instrumento más eficaz a la hora de reducir los efectos de la dislexia, especialmente en lo que se refiere a la cursiva, que ayuda en el proceso de descodificación del lenguaje.
En el otro polo de las opiniones con respecto a este tema, se encuentra el caso de Finlandia, el país modelo en la educación mundial, que anuncia el fin del uso de la escritura a mano en su modelo de enseñanza y ha decidido sustituir el aprendizaje de la escritura a mano por clases de mecanografía en el teclado QWERTY desde el año 2016.
También nos encontramos con otra medida adoptada en Estados Unidos, por la cual los estándares de las materias troncales (Common Core standards) sólo exigen a los alumnos la legibilidad de sus textos hasta el Primer Grado (7 años). Desde ese curso, los esfuerzos docentes se centran en que los estudiantes tecleen lo más rápido posible. Desde 2013 en EEUU a los niños se les requiere el aprendizaje del uso del teclado, mecanografía e impresión.
Foto: J.J. Moreno López
Es indudable que el escribir a mano ayuda a afinar las habilidades motoras y el funcionamiento cerebral. Pero a su vez, no podemos perder de vista la realidad actual que exige que la educación esté en un nivel tal que pueda preparar a los estudiantes para el mundo que les tocará vivir.
En esta línea, los argumentos a favor de dejar la escritura manual en un segundo plano afirman, por ejemplo, que en el futuro sólo utilizaremos los dispositivos tecnológicos, por lo que parece normal que la escritura a mano corra la misma suerte que otros conocimientos que se han considerado desfasados, como por ejemplo, la enseñanza del latín.
A pesar de reconocer que se trata de una importante transformación social, las opiniones en esta línea aseguran que esto facilitará la adquisición del lenguaje, puesto que el ordenador se encuentra más ligado a la vida cotidiana de los niños que un folio.
Desde un punto de vista estrictamente utilitario, en el futuro cercano es muy probable que sólo utilicemos los dispositivos tecnológicos para comunicarnos, por lo que la escritura a mano podría considerarse un conocimiento "desfasado", sólo defendidos por nostálgicos, como la enseñanza del latín o el griego.
Enrique Dans, experto en nuevas tecnologías, comenta que, desde su punto de vista, escribir a mano es muy poco práctico y la firma, un método de autentificación poco seguro.
De igual manera que tener una caligrafía adecuada y una mano rápida eran vitales para tomar notas en la universidad y hacernos entender, teclear rápido y sin errores será una cualidad igual de imprescindible.
La escritura ya no es tan lineal como en el pasado, y los jóvenes ya están acostumbrados a editar la información cambiando párrafos de orden o revisando varias veces lo escrito, cosas que no se podrían hacer en un texto no digital. Las notas se toman de forma más rápida en un teclado que con un bolígrafo y un folio.
Los documentos impresos son más fáciles de leer que los manuscritos, se muestran más limpios, ordenados y se leen con mejor disposición, lo que puede redundar en mejor calificación.
Los que defienden el paso de la escritura a mano a la digital afirman además que para muchos es más fácil escribir con el teclado y les resulta más rápido, con lo que se aumenta la productividad. Asimismo, apuntan que con los correctores, hay muchas menos posibilidades de cometer errores ortográficos (aunque en este punto cabe la reflexión sobre cuán automática e impersonal se transforma la ortografía y la laxitud en el aprendizaje de la misma, así como la necesidad de internalización de los criterios ortográficos).
A pesar de la omnipresente tecnología, hay quien piensa que la escritura manual persistirá. Los neurocientíficos no están muy seguros. Piensan que renunciar a la escritura manual afectará a las generaciones futuras en el aprendizaje de la lectura.
Las herramientas y recursos que se han ido utilizando a lo largo de la historia han ido cambiando y adaptándose a los tiempos. Parece que ahora nos encontramos en un impass de este tipo. Desde las tablas Sumerias, pasando por el alfabeto fenicio, la invención del papel en China 1000 años después, la aparición del primer códice, la idea de juntar varias hojas y crear el libro, la invención de la imprenta en el siglo XV y la aparición del bolígrafo en el 1940.
Pareciera como si a primera vista, la batalla entre teclado y bolígrafo podría no ser más que otra vuelta de tuerca más de esta larga historia, una nueva herramienta que aparece fruto de la necesidad social actual a la que nos acabaremos adaptando como hicimos con sus antecesoras.

Artículo de Kreadis con información de:

  • http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/en-familia/article87212347.html
  • http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-12-02/finlandia-el-pais-modelo-en-la-educacion-mundial-acaba-con-la-escritura-a-mano_513175/
  • http://www.scientificamerican.com/article/a-learning-secret-don-t-take-notes-with-a-laptop/
  • http://thoughtcatalog.com/zoe-annabel/2014/01/4-ways-typing-is-better-than-writing-by-hand-also-known-as-handwriting/
  • https://www.theguardian.com/science/2014/dec/16/cognitive-benefits-handwriting-decline-typing
  • http://www.granma.cu/ciencia/2015-02-16/la-importancia-de-aprender-a-escribir-a-mano
  • https://www.examtime.com/blog/hand-writing-debate/
  • http://www.upsocl.com/comunidad/descubre-por-que-a-pesar-de-los-avances-tecnologicos-la-escritura-en-papel-es-mas-relevante-que-nunca/?utm_source=Portada&utm_medium=Pagina&utm_campaign=links